• C/ Rafael Salas Gonzalez, s/n. Local 1B, 41010 Sevilla
  • 954 33 44 45 / 627 184 835
Ambliopía
Usted está aquí: Inicio \ Oftalmología \ Ambliopía

¿Qué es?

Chico leyendoLa ambliopía u “ojo vago” consiste en la baja visión de uno o ambos ojos por una falta de uso en el periodo de desarrollo visual (antes de los 8 años, aproximadamente). El “ojo vago” es una patología que se origina en la infancia, pero si no es diagnosticada y tratada precozmente, puede prolongarse durante la edad adulta.

¿Por qué se produce?

Las principales causas son el estrabismo, cuando los ojos están desviados y cada uno apunta en una dirección, el cerebro del niño, que tiene una gran capacidad de adaptación, suprime la visión de uno de los ojos para evitar una situación anómala y no ver doble o bien  un defecto refractivo importante,  cuando el niño tiene hipermetropía, astigmatismo o miopía, la imagen que llega al cerebro no es nítida y éste escoge la visión del ojo con menor defecto refractivo, otras causas pueden ser la  caída del parpado, enfermedades retinianas: son otras enfermedades que interfieren en el correcto desarrollo de la visión en la edad pediátrica.

¿Cómo se manifiesta?

Los padres pueden sospechar ante un comportamiento visual anómalo si, por ejemplo, el niño:

Gafas y portatilNo identifica de forma adecuada a los familiares en distancias largas, se acerca mucho los objetos a la cara. O bien, desvía un ojo.

En la mayoría de las ocasiones, al ver bien por uno de los ojos, el niño se desenvuelve con total normalidad y la ambliopía no es detectada hasta que se acude a una revisión rutinaria por el pediatra u oftalmólogo.

Prevención

Todos los niños deberían someterse a una revisión oftalmológica completa, para descartar la ambliopía antes de los 3 años de edad. Es muy importante realizar un diagnóstico precoz, para así evitar la continuidad de la patología en edad adulta.

Tratamiento

El tratamiento consiste en corregir la causa (estrabismo, defecto refractivo, caída del párpado…) y, a la vez, en hacer trabajar al ojo vago, penalizando al ojo sano.

Para ello el ojo sano lo ocluiremos con un parche durante un período de tiempo ( dependiendo del grado de ambliopía y de la edad del niño).